Hombre apasionado, no quiere ser consolado.


Hombre apasionado, no quiere ser consolado.
El que circunstancialmente es presa del abatimiento extremo -dice- rechaza incluso los consuelos ajenos.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.